El Diario Montañes

Hemeroteca | Viernes, 24 de marzo 2017

El reinado del fútbol cántabro

Con 13.648 licencias, la Federación Cántabra es el organismo que recibe una respuestamás numerosa cada temporada, entre los deportistas jóvenes de la región

NOTICIA DE Pablo Sánchez
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El reinado del fútbol cántabro

Jaime, del prebenjamín del C. D. Bezana, lucha por un balón con Pablo e Iván, del Medio Cudeyo A. Foto de Celedonio Martínez

Quizás se debe al embrujo que Leo Messi reproduce en el hincha cada vez que se deshace de adversarios a golpe de regate, talento y gol. Puede, sin embargo, que sea el poderoso dominio de Cristiano Ronaldo sobre el cuero el responsable de tanta expectación. O tal vez, las tardes del domingo, reservadas para un imprescindible ritual en el que padres e hijos se conjugan para animar -una vez más- al equipo de sus amores. En Cantabria, el Racing, la Gimnástica y el resto de equipos regionales, repartidos por todas las divisiones, mantienen vivo el fuego sagrado del fútbol. El caso es que los escolares cántabros siguen apostando por el balompié como su deporte predilecto, nutriendo de licencias -cada año más numerosas- a la Federación Cántabra, que afronta la nueva temporada con 13.468 federados, entre jugadores, entrenadores, delegados, etc, entre todas las categorías.

Un panorama que en términos puramente de cantera adquiere una dimensión extraordinaria. Actualmente, desde prebenjamines hasta juveniles, son 9.676 federados en fútbol y fútbol sala. Entrando en detalle, en prebenjamín campo son 103 federados; 1.136 en prebenjamín de fútbol sala; 1.699 en alevín campo masculino; 31 alevines de fútbol campo femenino; 103 en alevines de fútbol sala; 1.684 en benjamines de campo; 219 benjamines de fútbol sala; 32 en benjamines de campo femenino; 17 en benjamín de fútbol sala femenino; 1.399 cadetes de campo; 35 cadetes de fútbol sala femenino; 12 cadetes de fútbol campo femenino; 26 de fútbol campo infantil femenino; 6 juveniles del Reocín femenino; 1.596 en fútbol campo infantil; 35 en fútbol sala femenino infantil; 1.540 en juveniles de fútbol campo y 3 juveniles en fútbol sala.

Estos jóvenes deportistas militan, en fútbol campo, en 499 equipos: 79 juveniles,  82 cadetes y 338 benjamines, alevines e infantiles. En fútbol sala hay 149 equipos en total.  Este fenómeno de liderazgo acarrea también responsabilidad entre los dirigentes de la Federación Cántabra. «La cantera es fundamental -comenta su presidente, José Ángel Peláez-. En la categoría base es donde juegan nuestros jóvenes, nuestros hijos. Yo me considero un hombre de cantera». 

La salud del fútbol sala

Desde este organismo afirman tener al deporte base entre sus prioridades en el inicio de mandato, tras unos comicios plagados de turbulencias. Especial atención merece el estado de salud que atraviesa el fútbol sala, un deporte que, pese a ser de los más practicados entre los jóvenes, apenas tiene eco en lo que a cantera oficial se refiere. Se trata de alimentar a un deporte que en toda España es sinónimo de triunfos, pero que ve como año tras año mengua su presencia entre las preferencias de los más pequeños, produciendo, de manera inevitable, un envejecimiento de la media de edad de los que habitualmente lo practican.

Es éste el estado de ánimo de Peláez, desde el que transmite la intención del órgano que preside de iniciar conversaciones con colegios e institutos cántabros, con el objetivo de que participen en la recuperación del fútbol sala regional, sobre todo en el apartado femenino.  

«El fútbol sala se muere -afirma Peláez-. No hay futuro porque no hay relevo. Con cada jugador que se retira se pierde a un efectivo de este deporte. Por eso, nos hemos puesto en contacto con centros educativos de las zonas donde ya hay equipos federados en categoría femenina, con el objetivo buscar un grupo de jugadoras para poder hacer un campeonato interescolar, que sirva de base de cantera para el futuro».

Lo que se busca desde la Federación de Cantabria es organizar una liga de fútbol sala atractiva, evitando el éxodo masivo de jugadores hacia el fútbol campo cuando se supera la edad de prebenjamines. Para ello, se quiere echar mano de la posibilidad que existe de que un jugador de un club pueda disputar al mismo tiempo competiciones de fútbol y de fútbol sala.

La vía femenina

Mención aparte merece el importante incremento del número de niñas que eligen el fútbol como su deporte y que año tras año se hace más patente en los campos y pabellones de Cantabria. Una realidad que no pasa desapercibida, y más este año, con la aparición del primer equipo alevín formado íntegramente por niñas en el C. D. Monte. «Ése es el camino que debe seguir el fútbol -sostiene. Cada vez hay más chicas que juegan». En ese punto, pone el acento sobre el «ejemplo de Cataluña», comunidad autónoma en la que el fútbol femenino lleva años de trabajo silencioso y fructífero.

Peláez añade otro caballo de batalla, añadiendo, eso sí, que se trata de una convicción personal, sin que exista un reflejo a nivel oficial dentro de la Federación: la «excesiva competitividad a edades tempranas». Aunque está claro que «el fútbol es competición», el presidente considera que «de prebenjamines a alevines, se debe cultivar la participación, la comprensión del fútbol como escuela. No puede ser que los fines de semana haya chavales que salgan llorando del terreno de juego porque no han tenido minutos», dice.


Buscador

Accede a nuestro CHAT...

Los jugadores de tu equipo te estamos esperando!

Vocento
El Diario Montanes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.